La Rizzi Flamar S.r.l.

Conoce nuestra historia

Rizzi – Flamar Srl es una realidad industrial líder en la construcción de maquinaria para curtidurías. La empresa, fundada en 1960, se ha establecido como un punto de referencia internacional en cuanto a la calidad y tecnología de sus productos.

La gama de productos Rizzi – Flamar incluye máquinas para todas las etapas del proceso de curtido, desde el desbrizne hasta el ablandado, desde el pulido hasta el rasurado. Las máquinas Rizzi – Flamar se caracterizan por un diseño innovador, materiales de alta calidad y un meticuloso proceso de fabricación.

En 2007, Rizzi adquirió la marca Flamar, ampliando su gama de productos con las máquinas de rasurar de banco móvil. Las máquinas de rasurar Flamar, actualizadas y mejoradas por los ingenieros del estudio técnico Rizzi, son sinónimo de calidad y fiabilidad.

Experiencia y profesionalismo

El cuidado, la experiencia y la profesionalidad son el corazón de Rizzi – Flamar. La empresa realiza internamente todos los procesos mecánicos, garantizando estándares de alta calidad.

Rizzi – Flamar es una empresa que siempre ha mostrado una gran pasión por su trabajo. Esta pasión se traduce en un compromiso constante con la innovación y la búsqueda de soluciones tecnológicas cada vez más avanzadas.

La tradición artesanal italiana es un valor fundamental para Rizzi – Flamar. La empresa se enorgullece de preservar y transmitir las técnicas y conocimientos que han hecho de Italia un líder mundial en el sector de la curtiduría.

La nostra storia

Rizzi es la fábrica metalúrgica más antigua de Modena.

Fundada en 1857 como Fonderia della Ghisa con el consentimiento de los Duques de Habsburgo-Este para fabricar productos destinados a los ferrocarriles, contribuyó a la inauguración de la Estación Central de Ferrocarril en 1859. Fue en este año cuando Francesco V d’Este se vio obligado a huir mientras la población de Modena votó por la sumisión a Vittorio Emanuele II, futuro rey de Italia.

A partir de 1950, Rizzi comenzó a especializarse en la producción de maquinaria para la curtiduría hasta convertirse en líder mundial del sector, posición que aún conserva en la actualidad.

Vamos a profundizar en nuestra historia.

Enfoquémonos en la historia de Rizzi.

Fundada en 1857 como fundición, la empresa se especializó en la producción de piezas fundidas de hierro fundido para la creación de columnas y productos diversos para los ferrocarriles. A la fundiciòn tanbién se uniò un taller mecànico que producìa material ferroviario. A principios de los anos 40 fue adquirida por Luigi Guerinoni, que inició la producción de diversas maquinas herramienta y del “Torno Mignon” para la industria automovilística de Maserati.

Después de la Segunda Guerra Mundial, Guerinoni conoció al Conte Bocca, propietario de una curtiduría, quien le propuso iniciar la producción de maquinas curtidoras. Gracias a la colaboración con Ermanno Gianoglio, un joven y brillante ingeniero (antiguo empleado de Fiat en Turìn), la empresa se especializó en la producción de maquinas de curtiduría, convirtiéndose pronto en líder mundial en la producción de estas maquinas.

De hecho, Gianoglio fue capaz de transformar las maquinas mecánicas originales en maquinas mucho mas potentes, equipadas con refinados sistemas de mando y control electromecánicos e hidráulicos. En Rizzi se han realizado el disegno y la producción de todos los componentes necesarios para la producción de los distintos tipos de maquinas de curtiduría.

Rizzi ha realizado internamente todas las fases del proceso productivo, patentando nuevas soluciones hidráulicas y mecánicas. La capacitad comercial garantizo el crecimiento de las ventas en los principales mercados hasta la adquisición (entre 1955 y 1960) de un importante pedido en Argentina que permitió la venta de 50 maquinas destinadas a este mercado, al igual que en 1970 se firmò un importante contrato para la venta de maquinas para dividir y raspar en Rusia.

Posteriormente la empresa fue comprada por varios industriales y trasladada al centro de Italia junto al centro de curtido de Santa Croce sull’Arno, garantizando una continua actualización  de la maquinaria de la curtiduría.

En 2015, tomò el relevo en Grupo Nappi, que gracias a sus bases históricas y solidas, son lideres en el mercado mundial con una producción en el sector del curtido de gran capacidad innovativa y integramente Made in Italy.  Nappi Group gira en torno a la figura de Antonello Nappi, un empresario experimentado y talentoso que, desde muy joven, apoyado por su padre, supo continuar una tradición familiar, que ahora se ha consolidado en una de las empresas mas estables y consolidadas.

Antonello Nappi, antiguo propietario de Officine Nappi, empresa dedicada a la comercialización de maquinaria con un servicio posventa muy profesional y serio, el comprò Sit Mattei Felts en 2012 y Rizzi-Flamar en Abril de 2015, marcas históricas con socios competentes, a los que ya representado anteriormente.

Galera de Fotos Históricas de Rizz

  • 1/6

  • 2/6

  • 3/6

  • 4/6

  • 5/6

  • 6/6

Compensadores para transmisiones de señales a larga distancia

Descubre el trabajo pionero de Luigi Rizzi en 1899 con los compensadores para transmisiones de señales a larga distancia. Haz clic aquí para explorar el archivo del Collegio Nazionale degli Ingegneri Ferroviari Italiani.

Máquinas para dividir pieles

Descubre la patente presentada en Estados Unidos para la máquina utilizada para dividir pieles, inventada por Luigi Rizzi.


Sistema hidráulico para impulsar la rotación de varios elementos en máquinas para el trabajo de pieles y cueros.

Descubre la patente presentada en Estados Unidos para la máquina utilizada para dividir pieles, inventada por Luigi Rizzi.